Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

FRANK SINATRA, ZEFIRELLI Y CHESPIRITO.

Por Eduardo Marrazzi

En el invierno de 1981 viví una de las experiencias más inolvidables de mi carrera periodística. Estuve prácticamente 10 días seguidos entre el Sheraton hotel y el diario La Razón, cubriendo la estadía y las actuaciones de Frank Sinatra, uno de los más grandes artistas internacionales que conocí. Sólo iba a mi casa de Quilmes de madrugada para dormir algunas horas. “La voz” como lo llamaban, llegó a Buenos Aires el 2 de agosto de 1981. Actuó en el Luna Park 5,6,7 y 8. Y el 9 10 lo hizo en el Salón Libertador del Sheraton. El 11 partió en avión privado desde el Aeroparque. Pero vamos por parte. Lo habían contratado Palito Ortega y el productor Ricardo Finkel quienes pensaban hacer un gran negocio teniendo en cuenta que antes Sinatra había estado en Brasil y había cantado para 150.000 personas. Pero después de firmado el contrato la economía argentina dio un vuelco tremendo con una devaluación de 400 % y ello provocó un desastre financiero para los contratantes. No obstante, Sinatra realizó sus seis presentaciones a manera de cena-show y fui espectador de las cuatro del hotel y en las dos del Luna Park. Frankie y su mujer Nancy se alojaron en la Suite Presidencial del piso 23 y vivía permanentemente rodeado de sus custodios, del equipo de Prensa argentino y de su Jefe Personal de prensa, el señor Lee Solster, alguien a quien nunca olvidé porque más allá dela conferencia de prensa jamás nos dejó dialogar con el cantante y si bien hablaba perfecto castellano, nos obligaba a dirigirnos a él en inglés. Los periodistas nos pasábamos toda la tarde en el hotel y seguíamos a la noche con sus presentaciones. Tuve la suerte de asistir a uno de sus ensayos y de participar de la Conferencia de Prensa, pero jamás pudimos estar presentes en sus desayunos, en sus almuerzos o en sus partidos de tenis con Nancy y gente de su equipo. En aquella época Sinatra tenía 65 años y estaba impecable jugaba tenis y hacía natación. Pude comprobar que cada una de las presentaciones las hacía en un tiempo similar y con un ordenado repertorio cambiando en pocas oportunidades el orden de las canciones. El 11 de agosto, se fue de Buenos Aires en un vuelo privado que salió del Aeroparque metropolitano. Hasta allí lo seguimos todos los periodistas acompañando a Palito y a Finkel.

En un ensayo de Frank Sinatra, después de una conferencia de prensa.
Despidiendo a Sinatra en el Aeroparque con Palito y Finkel. 1981.

También en el Sheraton, estuvo alojado durante su estada en Argentina, Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) y el elenco completo de “El Chavo del 8”. Fue a principios de diciembre de 1980 y tras una charla con la prensa se realizó un coctail del que participé y en donde pude compartir otros momentos mano a mano con Roberto y con María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina) y Florinda Meza (Doña Florinda). 

Con Roberto Gomez Bolaños, Chespirito, en el Sheraton, 1980.

Quizás te interese: AMORES DE PANTALLA, PLATÓNICOS Y ADOLESCENTES

Me parecía increíble estar compartiendo diálogos y tragos con esos personajes tan pintorescos de la televisión mejicana que durante tantos años había visto por la pantalla chica y que aún hoy siguen vigente toda vez que se repone el programa.

Con Florinda Mesa, la actriz que interpretaba a Doña Florinda.

Finalmente en 1978 una de mis primeras entrevistas internacionales fue con Franco Zeffirelli, director de cine y óperas, quien vino a Buenos Aires a presentar su versión cinematográfica de “Jesús de Nazaret”, que también había realizado como serie televisiva, siempre interpretada por Robert Powell, uno de los mejores “Jesucristos” del cine. Lo recibí a la mañana en el Aeropuerto de Ezeiza y volví a verlo ese mismo día por la noche cuando presentó el filme en el teatro Coliseo, totalmente hablado en italiano. Me resultó un tipo simpático, muy expresivo y muy extrovertido por lo que me resultó fácil entrevistarlo.

Recibiendo a Franco Zeffirelli en el Aeropuerto de Ezeiza, 1978.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.