Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

Marta Bianchi, una talentosa actriz

Por Liliana Paz

Una actriz de gran trayectoria, Marta Bianchi supo ganarse el afecto y la admiración del público por su talento, simpatía y temple de mujer, con esa fuerza que se necesita para luchar por lo que se quiere, para luchar por los ideales.

Siempre te caracterizaste por un gran compromiso con la mujer. ¿Cómo la ves posesionada hoy por hoy?


En lo personal tuve la suerte de tener un deseo muy potente, una vocación desde muy chica. Me enfoqué y me concentré, para lograrlo, con tesón, disciplina y sacrificio. Paralelamente y también tempranamente, empecé a hacerme preguntas sin encontrar respuestas.

Hasta que un día cayó en mis manos “El 2° sexo”, de Simone de Beauvoir, y me descubrió que no estaba sola, que había muchas mujeres que sentían lo mismo que yo, y que había palabras y respuestas para mis incógnitas. Que todas éramos hermanas de una misma historia y experiencia. Me acerqué entonces a otras mujeres para crecer y fortalecerme con ellas.

El plan es salir de la zona de comodidad, y elegir un camino hacia donde concretar el cambio que queramos. Leer, estudiar la historia de la humanidad, de nuestro país, el rol de la mujer desde el principio, en el ámbito privado, en el público, en las religiones, en la economía, la educación, el rol que ocupaban en sus familia. Y pensé: ¿estoy de acuerdo con lo que pasó en la historia, hubo justicia , ¿la gente era feliz?, ¿cómo habría que vivir para ser felices? ¿Qué pasa en nuestro país, qué hacemos nosotras, donde nos colocamos? Y esa primera elección implica un compromiso.

Me di cuenta de que mi profesión me permitiría, toda vez que tuviera oportunidad, contribuir a hacer conciencia de que los derechos de las mujeres son derechos humanos, que merecemos igualdad de oportunidades y participación en todos los ámbitos de la sociedad y, especialmente, en los espacios de poder y decisión, ya que si la vida es generada por hombres y mujeres, la calidad de vida debe ser el resultado de la suma de los aportes distintos y complementarios, de ambos géneros.

Y ésa fue y es mi contribución a la democracia. Un país donde existe un grupo humano postergado, o privado de derechos, o discriminado, en realidad no tiene un sistema democrático.Obviamente mi compromiso ha sido siempre en el ámbito de la Cultura, en el Arte. El Arte tiene mucho de subjetivo.

También te puede interesar: http://buenaestrella.com.ar/alex-pandev-una-carismatica-cantante-francesa-en-la-argentina/

Es aquella expresión estética que contiene secretos y contenidos ocultos, que van más allá del razonamiento. Producen entre el creador y el receptor una comunicación profunda, que los introduce en un viaje singular de goce, de compromiso de los sentidos, conmoción y posterior reflexión.

Como instrumento ideológico, no quedó al margen de las corrientes sociales de su tiempo… A veces adelantándose a un futuro. Hay una generación nueva desde ‘Ni una menos, Vivas nos queremos’, violencia machista, feminismo. Las pibas empezaron a hacer conciencia, a bregar por derechos plenos, y lograr la igualdad de posibilidad, su dignidad y emancipación.

También unirse para solidariamente fortalecerse y desnaturalizar los mandatos genéricos de la cultura patriarcal, que las confinaron al espacio privado, subordinadas al hombre, en función de su vida afectiva, antes que nada esposas ymadres, frágiles, dependientes. Responsables de las tareas domésticas, las que no tienen reconocimiento laboral.

Fueron encorsetadas (y también los varones) impidiendo muchas veces las posibilidades de desarrollarse de acuerdo a sus deseos y sueños.

Sos fundadora de la ONG “La mujer y el cine”, ¿nos podes contar al respecto?


En 1988 nos juntamos 7 mujeres del cine que creíamos que había llegado el momento de incluir a las mujeres en la democracia con todos sus derechos, ya reconocidos por Naciones Unidas como derechos humanos. Estábamos en un brillante momento de nuestras carreras. Nos unió el convencimiento de que podíamos, y por lo tanto debíamos hacer, una contribución a la democracia desde nuestro lugar: la cultura.

Creamos entonces la Asociación Cultural de “La Mujer y el Cine” entre María Luisa Bemberg, Lita Stantic, Sara Facio, Gabriela Massuh, Beatriz Villalba Welsh, Susana López Merino y (yo) Marta Bianchi. Hicimos foco en la dirección, en donde se tiene el poder para decidir qué se va a contar, cómo y desde dónde; ha sido para la mujer el más esquivo. Se consideró una tarea masculina.

El objetivo fue estimular a las mujeres a ejercer roles de liderazgo en el cine, difundir una producción creativa, que no siempre cuenta con el apoyo de la distribución y exhibición, y promoverla hacia espacios más competitivos y abarcativos.


En principio fuimos sospechadas de crear un gueto, de que íbamos a proyectar películas sólo para mujeres y todo tipo de prejuicios. El público se fue acercando con curiosidad y desconfianza, pero nuestro rigor artístico e ideológico, contribuyeron a lograr su interés y el apoyo de los críticos y la prensa especializada.

Realizamos Festivales Internacionales de Cine, dirigido por mujeres (en Mar del Plata y en Buenos Aires). Una muestra de cortos de Latinoamérica y el Caribe en Beijing, durante “La IV Conferencia Mundial de la Mujer” en 1995 . Concursos de Cortos, en los que la mayoría de las actuales directoras de cine, encontraron un espacio de legitimación y promoción, como Mercedes García Guevara, Lucrecia Martel, María Victoria Menis, Paula Hernández, Julia Solomonoff, Sabrina Farji, Ana Katz, Anahí Berneri, Norma Angeleri, Teresa Costantini, Alejandra ToronchiK, Gabriela David, Vanesa Ragone , Patricia MartinGarcía, entre otras.

Tuvimos una sección dentro del “Festival Internacional de Mar del Plata” durante 10 años. Realizamos mesas de debate y reflexión, seminarios, retrospectivas y homenajes, algunos inolvidables como el que hicimos a las protagonistas de nuestro cine, que convocó a 60 primeras figuras, desde María Duval, que hacía más de 50 años que no se presentaba en público, hasta las más jóvenes actrices. Invitamos alrededor de 450 directoras de países remotos. Algunas consagradas y otras con sus óperas primas.

Una cinematografía desconocida, en un muestreo abarcativo y diverso, que permitió apreciar la importancia de las mujeres en los espacios de decisión del cine, que contribuyeron a modificar su imaginario en el cine. Algunas películas, que promovidas por la sección, fueron compradas y tuvieron éxito comercial.

Y desde otra perspectiva, una cinematografía producto de una historia y una experiencia particular, que no sólo completa y enriquece la producción audiovisual, sino que amplía las miradas de los espectadores sobre los más diversos asuntos humanos .

En la pantalla chica debutaste con la compañía de Narciso Ibañez Menta, contanos esa experiencia.


Fue una experiencia elemental. Gran maestro, aprendí con él muchas cosas de la profesión. Grabamos más de 24 horas. Te cuento una anécdota: cuando volví a mi casa al día siguiente encontré la puerta abierta de mi departamento. Encontré los documentos en el piso. Luces prendidas. No pensé que estaban los chorros adentro. Pero veo que me robaron alhajas, dinero, ropa, pelucas, perfumes, zapatos, pieles, etc. Denuncié, pero no pude recuperar nada.

¿”Made in Lanús” marcó un ícono en tu vida?


Sí. ”Made in Lanús” marcó un ícono en mi vida. En los años 1987, 88 y 89 hice en tv como actriz el ciclo “De fulanas y menganas”, que a través de 78 capítulos intenté estimular la reflexión acerca de “¿y por casa cómo andamos de democracia?”, después de largos años de dictaduras. Basado en mis investigaciones, el ciclo “De fulanas y menganas” marcó un ícono en mi vida.

¿Qué recuerdos tenes de «Mi cuñado»?


Era un programa muy bueno, divertido, y con grandes actores y actrices. Con mucho éxito.Pero no tengo recuerdos importantes “ De mi cuñado”.

¿Tenés algún proyecto?


No tengo proyectos a futuro, porque ahora no tengo ganas de trabajar. Estoy cansada y disfruto de mi familia, de
mis amigos. Después de las vacaciones del verano quizás pueda concretar un proyecto para el 2022. Ya trabajé 60 años como actriz. Es suficiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.