Buena Estrella

Centro Cultural Web

Cine

Bafici: un filme erótico y otro sobre la conveniencia en las apariencias

Se puede ver en la categoría Competencia Internacional el debut de la artista visual Amalia Ulman en «El Planeta», mientras que en la Competencia Americana hace lo propio la brasileña Marcela Lordy con el erótico «El libro de los placeres».

La edición 22 del Festival Internaional de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici) presenta en su Competencia Internacional el prometedor debut de la artista visual Amalia Ulman en «El Planeta», mientras que en la Competencia Americana hace lo propio la brasileña Marcela Lordy con el erótico «El libro de los placeres».

Ulman es una argentina criada en Gijón, España,, formada académicamente en Londres y con residencia actual en Los Ángeles, que pone en pantalla una historia simple en una primera mirada, pero con infinitas puertas a la intimidad de una relación madre e hija, como también al mundo de las apariencias; la necesidad de no dejar de ser quien se cree que una es; los efectos de las crisis económicas y los desencuentros amorosos.

El filme, que tuvo su premier mundial en el reciente Festival de Sundance, encuentra a Leo de regreso en Gijón, tras la muerte de su padre y con la obligación sentimental de acompañar a su madre en las penurias económicas.

Pero lo que en un comienzo parece ser un retrato más de la relación amor-odio entre madre e hija, se convierte en una radiografía de identidad tanto de una como de otra, en medio de una crisis económica que se nota en la cantidad de locales cerrados y de remate que pone en foco la cámara de Ulman.

En el aprovechamiento de su libertad, lejos de la mirada inquisidora de sus hermanos, la protagonista conoce a un profesor de filosofía argentino, quien se enamora de ella.

Sin embargo, pronto resulta evidente que el desenfreno sexual es solo una forma de esconder sus verdaderos sentimientos: el abandono de su madre -quien falleció- y la necesidad de encontrarse a sí misma en un mundo marcado por el machismo. No en vano las escenas en las que se la nota realmente feliz es cuando está dando clases a niños de siete años.

Si bien la cinta tiene un buen ritmo, sabe cómo meterse dentro del personaje y entiende cómo hacer para que el sufrimiento traspase la pantalla y se cuele en el espectador, peca de diálogos elaborados por demás y que siempre giran en torno al ir y venir de la pareja con el argentino a punto de explotar y que se debate entre la necesidad de existir tal como se está o de superar los temores para pasar a un estadio superior.

«El libro de los placeres» se puede ver hoy a las 18.30 en Casa Brandon y en forma online en el sitio de Vivamos Cultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.