Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

EL Arte y el descubrimiento de lo bello

Por Emiliano Melul

En mi columna anterior dialogamos sobre lo bello, lo feo sus distintas miradas y cómo impacta en nuestras vidas. La filosofía justamente está para pensar sobre estos temas, no como para dar respuestas estáticas sino para dinamizar nuestras miradas. Cuando vemos arte ¿Es arte? ¿El arte es un producto? O ¿Es el resultado de un proceso de simbolización? O ¿Es el arte el objetivo de una actividad expresiva?


Estas preguntas nos podrían servir como disparadores para profundizar y la experiencia de nuestro encuentro con el Arte. Cuando decimos que el arte es un producto nos remite a Aristóteles, téchnese identificaba como la actividad del hacer y distingue dos palabras griegas poietés y poíesis. La primera deriva de la palabra poeta pero también como hacedor, creador y productor.

Icono de la Santísima Trinidad

Esta forma de producción pone a la poesía como una forma de producción, rompe la visión de las musas inspiradoras, el arte pasa a ser considerado como una o varias disciplinas sujetas a reglas y transmisibles. En cuanto a si es un proceso de simbolización encontramos a Martín Heidegger dice que el arte es la transmisión de una cosa, dice algo. Con la cosa confeccionada se reúne algo distinto en la obra de arte y ese reunir en griego significa symbállein.

La obra de arte es alegoría y símbolo que son representaciones. Para dar forma a la tercera pregunta entra en juego la crítica de arte, es decir, las distintas visiones del mundo en la medida en que fueron expresadas en las distintas obras de arte.


Fuera de la crítica George Simmel define a la estética dentro de la experiencia. Entra en contraposición entre la ciencia y la experiencia del espíritu. No importa si se trata de una naturaleza o una pintura, música o película, se trata de la ruptura del sentido que le atribuimos a la cosa.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/deconstruccion-de-la-filosofia-la-nueva-columna-que-se-suma-a-buena-estrella/

Cuando nos motiva, nos da una mirada del mundo desde la producción del arte. Separamos al artista y nos quedamos con el arte que nos moviliza, nos transforma. La experiencia del Oriente que produce los íconos que acercan a la meditación o un Guernica de Picasso que muestra la destrucción. En ambas situaciones la cosa se manifiesta y rompe con nuestra visión de la vida o del mundo.


Las canciones, películas son expresiones artísticas que manifiestan la obra pero no se queda aislada, sino expresan la visión del mundo, por ejemplo la letra de la canción de Charly García los dinosaurios, recordemos la letra:

Charly García- Los dinosaurios

“Los amigos del barrio pueden desaparecer
Los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
La persona que amas puede desaparecer
Los que están en el aire pueden desaparecer en el aire
Los que están en la calle pueden desaparecer en la calle
Los amigos del barrio pueden desaparecer
Pero los dinosaurios van a desaparecer
No estoy tranquilo mi amor
Hoy es sábado a la noche
Un amigo está en cana
Oh mi amor
Desaparece el mundo
Si los pesados mi amor
Llevan todo ese montón de equipaje en la mano
Oh mi amor yo quiero estar liviano
Cuando el mundo tira para abajo
Es mejor no estar atado a nada
Imaginen a los dinosaurios en la cama
Cuando el mundo tira para abajo
Es mejor no estar atado a nada
Imaginen a los dinosaurios en la cama
Los amigos del barrio pueden desaparecer
Los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
La persona que amas puede desaparecer
Los que están en el aire pueden desaparecer en el aire
Los que están en la calle pueden desaparecer en la calle
Los amigos del barrio pueden desaparecer
Pero los dinosaurios van a desaparecer”

Esta letra manifiesta la peor época de nuestra historia, la última dictadura. ¿En que descubrimos lo BELLO en todo esto? ¿Es lo mismo el ícono religioso que una obra que denuncie las injusticias?

Recordemos que lo Bello, no es lo lindo, es lo que nos trasciende y provoca, al provocar nos transforma, nos hace revisión de vida y mirada del mundo para poder actuar. Por eso el artista produce experiencia y rompe estructuras.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.