Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

El Dadaísmo y la ruptura de los estilos

Por Emiliano Melul

Las publicidades muestran el producto y la relación que tiene con las etiquetas. Si vieron la publicidad del vino DADA muestra un vino con una definición “ser distinto”. La bodega tomó este movimiento para expresar un vino que rompe con las estructura.

El dadaísmo es el movimiento de vanguardia que apareció en la primera mitad del Siglo XX. Este movimiento surge como reacción a la Primera Guerra Mundial, un movimiento antibelicista y reaccionario al impulso que se le daba, hasta entonces, del progreso y razón. Las trincheras y la muerte fueron signos de muerte.

Tristán Tzara en 1918 uno de los primeros que impulsan este movimiento define al nombre Dadá: “Dada no significa nada. Si alguien lo considera inútil, si alguien no quiere perder tiempo por una palabra que no significa nada… El primer pensamiento que se agita en estas cabezas es de orden bacteriológico…, hallar su origen etimológico, histórico o psicológico por lo menos.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/deconstruccion-de-la-filosofia-la-nueva-columna-que-se-suma-a-buena-estrella/

Por los periódicos sabemos que los negros Kru llaman al rabo de la vaca sagrada: DADA. El cubo y la madre en una cierta comarca de Italia reciben el nombre de DADA. Un caballo de madera, la nodriza, la doble afirmación en ruso y en rumano DADA.

Sabios periodistas ven en todo ello un arte para niños, otros santones Jesús habla a los niños, el retorno a un primitivismo seco y estrepitoso, estrepitoso y monótono. No es posible construir la sensibilidad sobre una palabra. Todo sistema converge hacia una aburrida perfección, estancada idea de una ciénaga dorada, relativo producto humano. La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto…”

El dadaísmo es indisciplinado, hace falta romper lo estructurado. Pensemos. ¿Qué imposiciones hay en nuestro entorno? ¿Por qué tenemos que comprar lo que impone el mercado? El dadaísta vomita sobre el concepto de belleza y la moda. El movimiento surge frente a la miseria del hombre. En estos tiempos hacen falta dadaístas que discutan al mundo, estas miserias no se terminaron en las guerras, también hay miserias en las diferencias de clase.


El arte es un antiarte, el artista se burla del arte, es irónico y lo manifiesta. Le importa poco el ojo del crítico. Impuso una nueva corriente y nuevos modos por ejemplo el fotomontaje que consistía en superponer distintos fragmentos de fotografía para luego ser una obra única y el readymode que era tomar un objeto de uso y lo intervienen dándole un nuevo significado.

Las palabras también rompe con las estructuras del verso y la poesía, por ejemplo Guillaume Apollinaire en “el mar” dice:


“Recogí esta brizna en la nieve
Recuerda aquel otoño
En breve
No nos veremos más
Yo muero
Olor del tiempo brizna leve
Recuerda siempre que te espero”


Las innovaciones molestan y cuando eso pasa se está por buen camino. La burguesía está cómoda con sus seguridades superficiales pero cuando surge un movimiento mueve estructuras que impulsan a salir de esas seguridad, algunos se aventuran otros no. La decisión es del sujeto.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.