Buena Estrella

Centro Cultural Web

Cultura

EL ESCRITOR ECUATORIANO ROMMEL MANOSALVAS GANÓ EL MUNDIAL DE ESCRITURA

Un jurado integrado por el español Javier Cercas, la argentina Mariana Enriquez y el estadounidense Jonathan Lethem eligió al narrador ecuatoriano Rommel Manosalvas, por su texto «Abuelita», como ganador del Segundo Mundial de Escritura, así como también consagró a Azules como el equipo campeón del certamen, en el que participaron 5.400 personas de 42 países.

El ganador tiene 27 años, y en la actualidad se dedica a generar contenidos para YouTube sobre literatura.

El segundo lugar en la competencia individual fue para «Área de cobertura», de Ignacio Martín Valiente, de Buenos Aires, en tanto que el tercer puesto recayó en «Pileta», de Martín Finkelstein, también de Buenos Aires.

El texto de Manosalvas se quedó también con el voto del público y ganó además con su equipo, «Azules», resultando segundo el team «La pregunta no es dónde» y tercero el grupo «Arácnidas».

La elección de los ganadores se concretó en la tercera instancia de esta edición, que arrancó con 5.402 inscriptos distribuidos en 546 equipos que en la primera quincena de julio recibieron diariamente ejercicios de escritura sugeridos por autores como Nick Hornby (Inglaterra), Pedro Mairal (Argentina), Luna Miguel (España), Guadalupe Nettel (México), Adaui (Perú), Frank Báez (República Dominicana), Florencia Etcheves(Argentina), Hilario González (Argentina), Camila Fabbri (Argentina), Alberto Fuguet (Chile), Carolina Sanín (Colombia) e Ivana Soto (Argentina, ganadora de la primera edición), entre otros.

El pasado 4 de agosto llegó la segunda etapa, en la que quedaron diez finalistas surgidos de entre más de 500 textos y, luego, entre más de 80 preseleccionados.

Allí fue donde entraron en juego las lecturas de Cercas, Enriquez y Lethem, una instancia de selección que se complementó con el voto del público para elegir al ganador del certamen.

FUENTE: TÉLAM

Compartimos el cuento:

Abuelita es una hiena de ojos negros. Duerme en el jardín bajo un aguacatero nacido de una pepa gorda. Abuelita se lame la piel curtida y le aúlla a la luna. Desde mi habitación, en medio de sombras nudosas, la veo tragarse puñados de tierra. Mamá la encadena a los árboles, a los postes, a una varilla embebida en un dado de hormigón, como si fuese una perra. La sujeta con una cadena de eslabones gruesos con la que se envuelve en las tardes calurosas antes de quedarse dormida. Entonces mamá aprovecha para cambiarle el agua. Una vez intenté acercarme y me mordió con tal fuerza que me hizo sangre. Corrimos a urgencias. Me cosieron las brechas abiertas por sus dientes falsos.

«¿Quién le hizo esto a su niño, señora?» «¿Qué clase de animal tiene por madre?»

Mamá me dice que la abuela ha vivido tanto como el aguacatero. Antes, cuando el bochorno golpeaba la casa, se amurallaba ahí; se agazapaba entre las raíces y hablaba con los chanchitos de tierra. Andaba desnuda, despojada de abrigos, sacos de lana basta y enaguas. Se desprendía de todo menos de su bastón, que era su tercera pierna, hasta que comenzó a arrastrarse sobre la hierba amarilla.

Mamá llora y abuelita la llama puta, le escupe, le avienta piedras. Por las noches dejaba su dentadura sobre el lavabo, en un frasco con agua donde flotaban restos de comida, escindidos por la luz naranja de los postes. Había días que me quedaba observando durante horas los dientes de la abuela, pensando en los nenes del laboratorio de biología en sus cunas de formol. Por las mañanas, abuelita merodeaba por los pasillos arrastrando los pies. Respiraba pesadamente tras las puertas cerradas, golpeaba el vinil con la base de su bastón negro. Se calzaba sus dientes sucios para comerse el contenido de la nevera: salchichas, huevos crudos, alitas de pollo sin descongelar. Queso hediondo de tres meses. Se tragaba todo con tal avidez que temía que perdiese el control y comenzara a devorarse las paredes, las mesas y las cortinas.

Un día llegamos a casa y la encontramos masticando una vieja foto del abuelo.

Un día mamá intentó acercarse y le mordió con tal fuerza que le hizo sangre.

Desde entonces vive atada en el patio.

Desde entonces no se saca su dentadura postiza.

«¿Qué puedo hacer?» chilla mamá al teléfono. «Si lo intento me deja sin dedos. La otra vez fueron seis puntos, Amparo. ¡SEIS!»

A ratos espío cómo se arranca mechones de cabello y se los come, desnuda bajo el fresco del aguacatero, con los chanchitos de tierra entre sus piernas. Pareciera que hablara con los chanchitos. Hay días en que tengo ganas de golpear su cabeza con un palo de escoba. Quisiera reventarle los dientes con la puntera de mis botas.

Pobre abuela.

Desde hace un tiempo ya no se mueve tanto. Se la pasa con los insectos sobre camas de tierra negra al pie del aguacatero. Se enreda la cadena de eslabones gruesos en el cuello y quiero que se ahorque, que le queden marcas, como la media luna dentaria que me dejó en la pierna. Cuando se vuelva nada, aún quedarán sus dientes. La miro y sigue ahí, a la sombra del árbol, mascullando obscenidades y tragándose enormes puñados de tierra.

Desde la ventana, se parece cada vez más a un gusano enorme.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.