Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

GRACIELA BORGES, BELLEZA, HUMILDAD Y DISTINCIÓN

Por Eduardo Marrazzi

Conocí a Graciela Borges en los años 60, en San Antonio de Areco y en vísperas de una carrera de Turismo de Carretera, llamada “La vuelta de Areco”. Tenía por entonces poco más de 20 años y vino al pueblo acompañando a quien fuera por entonces su marido y posteriormente el padre de su hijo Juan Cruz, nada menos que Juan Manuel Bordeu.

Con Graciela en la Casa de la Cultura de Quilmes, en el 2017.

Eran los tiempos en que las coupecitas Ford y Chevrolet superaban los 200 kilómetros por hora de velocidad, tanto por una ruta, como por caminos de tierra. Y uno de los grandes ídolos del automovilismo de aquellos años fue sin dudas el balcarceño Bordeu.

La presencia de ambos en una Optica de la calle céntrica causó una verdadera revolución. La Borges ya empezaba a perfilarse como una de las grandes divas del cine nacional.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/carnaval-de-corrientes-linda-cristal-y-libertad-leblanc/

Aquella tarde la miré de lejos como muchos de los adolescentes de Areco allí presentes, sin siquiera sospechar que alguna vez iba a tratarla, a entrevistarla, a viajar con ella, a compartir festivales, aviones y hoteles y finalmente a transformarnos en buenos amigos.

Con Graciela durante el rodaje de un film en Victoria.

No fueron pocas las entregas de los premios “Martin Fierro” en la que coincidimos, durante los 30 años que pertenecí a APTRA. Un compañero de la secundaria me dijo aquel día: -“Nunca vi un pantalón de corderoy marrón mejor relleno que el de Graciela”.

En el año 1998 filmó en la ciudad entrerriana de Victoria, la película “Sobre la tierra”, dirigida por Nicolás Sarquis y me tocó viajar con un grupo de periodistas a presenciar parte de aquella filmación.

Por falta de tiempo, (ya que nos volvimos esa misma noche) no pude aceptar el ofrecimiento del director para ser uno de los extras en una escena al aire libre que se filmaría al día siguiente. Me quedé con las ganas de participar, pero pude entrevistar a Gra y pasar bellos momentos con ella ese día.

En FM La Isla, de Palermo, asistiendo a su programa de radio.

En el año 2006 le hice una nota cuando terminó la filmación de “Las Manos”, donde se cuenta la historia del Padre Mario Pantaleo, y nos vimos en el programa de radio que ella conducía por FM La Isla, en Palermo. Aquel día me dijo: “-Vos tenés que hacer aquí tu programa de Espectáculos y Cultura, “Entre Bambalinas”.

Voy a hablar con la dueña de la emisora y te llamo. Me llamó al día siguiente y dos semanas después éramos compañeros de programación en La Isla. Pero aquel día, al salir, nos fuimos a un barcito de la misma cuadra y nos encontramos allí con el genial Roberto Fontanarrosa (ya en silla de ruedas pero con su sentido del humor intacto).

Graciela se acercó a saludarlo, me lo presentó y “El Negro” nos invitó a tomar un café. Hermoso encuentro, hermosa charla. Un año después nos enteramos con enorme tristeza que Fontanarrosa fallecía en su querida ciudad de Rosario.

Graciela en el esplendor de su belleza, en Punta del Este.

Finalmente, en el 2017, Graciela fue con su hijo Juan Cruz a dar una charla en La Casa de la Cultura de Quilmes. Soy fanático de la puntualidad pero aquel día el tránsito me jugó una mala pasada y llegué al salón cuando ya la charla estaba comenzando y el lugar estaba absolutamente lleno.

Caminé por un pasillo del costado derecho y me quedé parado cerca del escenario, junto a una de las columnas. De pronto la Gra levantó la vista, me vio, interrumpió su disertación y le dijo al público: “Pido un aplauso para mi amigo el periodista Eduardo Marrazzi, que acaba de llegar”.

Terminada la charla me hizo pasar a camarines, nos dimos un gran abrazo y nos sacamos una de las fotos que ilustra este capítulo. En el 2019 nos vimos por última vez en el estreno del filme “El cuento de la comadreja”, donde, como siempre, realizó un trabajo descollante. Graciela Borges es una de nuestras grandes divas, tan bella como humilde y distinguida.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.