Buena Estrella

Centro Cultural Web

Columna Destacados

La Belleza como identidad cultural

Por Emiliano Melul

Hay términos que se van transformando a lo largo de las épocas y uno es el término de BELLEZA. Cuando hablamos de belleza nos encontramos con categorías diferentes y esas diferencias la marcan las épocas, pero no puede escapar la belleza con la estética desde la visión filosófica. Pero también voy por la identidad. Lo Bello para Platón era lo trascendente, categoría que retoma el cristianismo desde la Teología de la Creación cuando hace referencia sobre el mundo creado y el ser humano.

Pero los tiempos fueron avanzando y las miradas acompañan a ese proceso histórico. En la actualidad podemos decir que lo bello es la categoría subjetiva, Kant sostenía que en la belleza no está en el objeto en sí mismo, sino en el juicio del sujeto. Es decir, si a mí me gusta una pintura puede no gustarle a otro. Acompaña el sentimiento.


La pregunta es ¿existe lo bello? ¿Encontramos belleza en lo que nos rodea? Y ¿qué es la fealdad? Sobre esto último, Charles Baudelaire relata en los Spleen, que eran crónicas periodísticas, sobra la vida de París a los ojos de los pobres. En uno de los Spleen relataba lo siguiente: “en un café moderno y lujoso, una pareja de enamorados degusta manjares y charla alegremente.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/deconstruccion-de-la-filosofia-la-nueva-columna-que-se-suma-a-buena-estrella/

De repente una familia de pobres, un padre con un hijo en brazos y otro en la mano, todos vestidos con harapos, comienzan a mirarlos fascinados tras los cristales. El joven se compadece de los pobres y se siente culpable de disfrutar de los placeres terrenales frente a ellos que no pueden alcanzarlos, en cambio, su amada le dice: “¡No soporto a la gente con los ojos abiertos como platos! ¿No puedes decirle al encargado del café que los eche de ahí?”.


Estas expresiones siguen vigentes, lo feo lo asociamos con la pobreza y la belleza con la riqueza. Y esto se comprueba, cuando vamos de paseo y ponemos en el gps, los barrios son marcados como lugares peligrosos, o juzgamos la vestimenta del otro u otra.

Peter Capusotto en su personaje de Miky Vanilla muestra el perfil del que juzga por el color de piel y vestimenta al otro y a la otra. Nuestra realidad social marca siempre la diferencia lo bello y lo feo, siempre en clave mercantil. Se considera bello lo que el mercado nos presenta, un cuerpo fit, un auto nuevo, el placer. Pero la otra pregunta ¿es real?


¿Es lo feo antítesis de lo bello? ¿Por qué? Lo feo es sinónimo de malo, ¿quién establece la categoría? Y ¿si pensamos que lo feo es sinónimo de injusticia? Las nuevas generaciones son generadoras de transformación y cambios. Vemos el ejemplo en Chile y Colombia. Los gritos contra las injusticias es enfrentar lo que aplasta, lo que oprime.


Lo bello es empatía. Incluir al otro y a la otra eso es bello y real. Construir caminos de justicia. Volvemos a la idea de Platón de lo Bello como trascendente y como ideal. La idea en Platón es abstracto y lo concretamos en las acciones. Estas luchas también son luchas por recuperar lo bello, la justicia e igualdad.

Si bien vemos las luchas en la calle, la revolución real es la cultural. Este mundo globalizado penetró lo cultural y diluye las luchas. El hartazgo de las injusticias llevó a una sociedad movilizada.


Lo bello no es sólo lo que se plasma en una obra, lo bello es lo identitario que marca a las comunidades. Es arte de la construcción igualitaria, justa y soberana.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.