Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

Las vanguardias en la estética

Por Emiliano Melul

Las artes como concepto de belleza entró en crisis a finales del siglo XIX y comienzo del XX, esto se debe a la aparición de las nuevas técnicas como la fotografía y el cine. Un movimiento que reacciona sobre la mercantilización y el uso del artista como un reproductor de la realidad, surge los vanguardistas. La palabra “vanguardia” proviene del francés como avantgarde. En el léxico militar, se refiere al grupo que va adelante en la batalla, que procede al grueso de las fuerzas, y que por lo tanto se anticipa a los riesgos. Este término se usa para dar fuerza a los intelectuales que eran como guías morales de las masas.

Guernica – Pablo Picasso

La primera vez que aparece es a través del diálogo L´artiste, le savant e l´industriel (el artista, el sabio y el industrial) en 1825 por el matématico y banquero OlindeBenjaminRodriguez, divulgador del pensamiento socialista, donde decía que solamente las artes tienen el poder de acelerar y realizar concretamente una reforma de la política, de la economía y la sociedad.


Las vanguardias ya se utilizaban para definir a los movimientos literarios y artísticos que rompían con lo clásico. Los movimientos de vanguardia fueron: el Dadaísmo, el Futurismo, el Surrealismo, la Bauhaus, el Cubismo, el Expresionismo. Si bien estos movimientos eran diferentes y antagónicos promovían la visión del artista como “militante” del arte que provocaban con sus expresiones. Eran contestatarios, marcan una verdadera “revolución” del arte y de la concepción del mundo por eso se caracteriza por tener una actitud anarquista frente a lo político.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/la-belleza-como-identidad-cultural/


En la filosofía, el existencialismo se muestra a la vanguardia. “Cada cual encuentra su modo de vengarse del mundo. El mío consiste en llevar mi dolor y mi pena en el fondo mientras mis bromas distraen a los demás”, decía Soren Kierkegaard, un filósofo danés que planteaba la incertidumbre del ser humano frente al sentido de su existencia.

Las vanguardias surgen como contradicción de lo que venía sosteniendo el pensamiento de finales del siglo XIX y principios del XX. Una fe ciega en la razón, un nuevo Dios se había impuesto desplazando al Dios medieval, este Dios era la técnica, la ciencia y la razón. Los vanguardistas rompen, molestan y de hecho las Guerras Mundiales provocan un cambio en la mirada del mundo.


En la literatura con André Bretón, Vicente Huidobro o Pablo Neruda se manifiestan con la libertad de expresión, el humor, la irracionalidad y el absurdo. Por eso sus obras expresan y se prioriza la imaginación del autor y rompe moldes impuestos.


Pensar que en la historia siempre irrumpen nuevos movimientos que desestructuran, el diálogo de la filosofía provoca esto. No somos hombres y mujeres estáticos, somos movimiento. No es un proceso del individuo sino de lo colectivo, las reacciones a situaciones de injusticia lleva a que los movimientos salgan a las calles. El arte provoca y reacciona en todas sus expresiones. El capitalismo busca expropiarse a través del valor del arte como mercancía pero los artistas rompen y van más allá del mercantilismo, se transforma en grito o protesta. No hay poder sobre el arte, es ella misma que se muestra.


La obra perpetúa una visión de la realidad que trasciende el hecho histórico, sigue hablando al que se encuentra con ella. Es profecía y siempre habla. Leer un libro, mirar una película, la fotografía es transformador de experiencias. El Guernica de Picasso es el ejemplo de los movimientos vanguardista donde expresa el dolor y denuncia la represión de Franco en su obra, un pueblo destruido por las bombas homicidas. Hombres, mujeres y niños, el sufrimiento y la destrucción.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.