Buena Estrella

Centro Cultural Web

Cine Series

Manolo Caro: «La historia hay que revisitarla para no repetirla»

“Alguien tiene que morir” es la miniserie donde el cineasta mexicano se prueba en el drama con el retrato de la violenta y represiva sociedad conservadora española durante el franquismo de los 50.

El cineasta mexicano Manolo Caro, reconocido por la hilarante serie “La casa de las flores”, se prueba en el drama con la miniserie “Alguien tiene que morir”, que retrata la violenta y represiva sociedad conservadora española durante el franquismo de los 50 con la que propone revisitar la historia “para no repetirla”.

Ya disponible en la plataforma de Netflix y compuesta por tres episodios, la miniserie cuenta con un elenco de lujo encabezado por Carmen Maura, Ernesto Alterio y la más frecuente colaboradora del director, la también mexicana Cecilia Suárez.

Ambientada en 1954, la trama inicia cuando Gregorio (Alterio) y Mina (Suárez) le piden a su hijo Gabino (Alejandro Speitzer) que regrese de México, donde vive desde hace una década.

Gregorio y su madre, la manipuladora Amparo (Maura), tienen todo diseñado para él: un matrimonio arreglado que los beneficiará política y económicamente, un trabajo en una fábrica y un lugar en la alta sociedad madrileña.

Sin embargo, Gabino tiene otros planes, y todos se llevan una sorpresa cuando regresa acompañado por Lázaro, un misterioso bailarín de ballet – encarnado por Isaac Hernández, primer bailarín del English National Ballet, en su primera incursión en la pequeña pantalla-.

El prejuicio contra el extranjero y los rumores de que él y Gabino podrían ser mucho más que solo amigos inicia un torbellino en el círculo de alta alcurnia en el que se mueve la familia, especialmente en la prometida del chico y su hermano (con dos jóvenes intérpretes muy populares por su pasado en taquilleras series juveniles Ester Expósito -“Élite”- y Carlos Cuevas -“Merlí”-).

Los rumores llegarán incluso a oídos del poder, en una época en la que la condición sexual o ideológica de una persona eran motivos suficientes para la tortura, el encarcelamiento y la muerte.

Secretos sepultados en el pasado, extorsiones en nombre de “las buenas costumbres”, violencia machista y el doble estándar en términos de moral son algunos de los elementos que llevarán a los personajes hacia un fin indefectiblemente trágico.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.