Buena Estrella

Centro Cultural Web

Columna Destacados

MARCOS ZUCKER Y GOGÓ ANDREU, DOS GRANDES.

Después de verlos durante años en el cine, en teatro o por televisión, tuve la suerte de conocer y entrevistar a estas dos enormes figuras del Espectáculo que fueron Marcos Zucker y Gogo Andreu.

Por Eduardo Marrazzi

Para los jóvenes de hoy son prácticamente desconocidos pero muy admirados por las generaciones anteriores. Cuando falleció Zucker, el 14 de mayo del 2003, me tocó escribir su necrológica en dos páginas completas del diario Crónica.

Marcos Zucker, uno de nuestros grandes comediantes.

La publicación incluía un recuadro titulado “ME DEJO UNA BUTACA VACIA, EN LA PLATEA QUE NO TIENE PRECIO”, y allí escribí lo siguiente: “Las dos últimas veces que tuve que entrevistar a Marcos Zucker me citó a la misma hora y en el mismo lugar: a las cuatro de la tarde en la confitería de Santa Fe 1234, justo frente a la Casa del Teatro.

En las dos ocasiones llegó antes que yo y me aguardó sentado, tomando un té en una mesa de la vereda y en ambos casos me repitió la misma frase. –Vení… sentate aquí en la primera fila de esta platea que no tiene precio…

Gogó Andreu, un actor todo terreno y un creador incansable.

¿Por qué dice eso, Marquito? –le pregunté-. -Porque desde estas butacas de la primera fila se ven las minas más lindas de Buenos Aires.

Era uno de sus gustos, sentarse a tomar un té en plena avenida Santa Fe y mirar a las chicas. Algunas (aún las no tan chicas) solían reconocerlo, se detenían a charlar y le pedían un autógrafo o una foto. Si le gustaba una en especial la invitaba a tomar un té o un café.

Zucker con Juan Carlos Calabró y un joven Maradona en un sketch de televisión.

Lo voy a recordar siempre con su proverbial bonhomía, con esa sonrisa semitriste por aquel hijo que la vida le “desapareció” durante la dictadura militar. Pero tenía un bagaje de anécdotas inagotables.

Con sus recuerdos de Carlos Gardel, aquel vecino del Abasto a quien molestaban cuando eran chicos, tocándole timbre cuando escuchaban que estaba ensayando en su casa. –“Yo le hacía pié a Ben Molar, que era más livianito, él llamaba y antes que El Morocho se asomara, salíamos corriendo y nos escondíamos en el Conventillo vecino que era donde vivíamos”.

Con Gogo Andreu en uno de los tantos reportajes que le hice por radio.

Fue un verdadero placer conocerte Marquito y juro que te voy a extrañar. Fue muy lindo tratarte y gozar de tu talento. Lástima que me dejaste vacía una butaca de la primera fila, “de la platea que no tiene precio”.

Otro amigo a quien Zucker consideraba como un hermano era Gogó Andreu, un cantante, compositor y actor todo terreno. Con él concurrió durante décadas al Hipódromo de Palermo (“para apostar a los burros”) y no siempre pasaban triunfadores por las boleterías.

Para justificarse, (cuando perdían) Marcos solía decir: “Perdimos Gogo y está bien, debe ser aburrido ser todo el tiempo un ganador”.

María Rosa Fugazot, sobrina de Gogo e integrante de una familia de artistas.

Además de entrevistarlo varias veces para el diario La Razón y en programas de radio, cuando cumplió 85 años, junto con mi colega y amigo Carlos Dentone le organizamos un homenaje en el Bingo de Quilmes.

Esa noche nos deleitó con sus anécdotas y cantando y bailando varios temas, entre ellos su canción “Hambre nunca pasé”, un verdadero himno para los actores. Gogo falleció a en el 2012, a punto de cumplir 93 años. Integrante de una familia de artistas hizo de todo y todo lo hizo bien.

Trabajó muchas veces con su hermano Tono Andreu, que fue otro gran comediante. María Rosa Fugazot, una actriz completa y una agradable y encantadora mujer, es su sobrina y cada vez que lo recuerda habla con enorme orgullo del “Tío Gogo”.

No es para menos, fue un artista completo que no sólo trabajó en Argentina sino que también realizó enormes giras por el país y por toda América.

En una entrevista radial me comentó que cantó sus canciones en la Cuba, de los años 40, cuando la isla era llamada “El cabaret del mundo”, antes de que llegara Fidel Castro con su revolución. Fue muy lindo conocerlos y tratarlos a estos dos grandes actores.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.