Buena Estrella

Centro Cultural Web

Eduardo Marrazzi

ÚLTIMOS RECUERDOS DE ENTREVISTAS Y ENCUENTROS CON GRANDES FIGURAS NUESTRAS Y ESTRELLAS INTERNACIONALES

Con este relato (Escrito en plena Pandemia del Covid), le doy fin a estos 46 capítulos plagados de recuerdos de mi profesión, con viajes nacionales e internacionales, con aventuras periodísticas tanto en la Antártida como en la Selva Misionera, en la altura de Bolivia o en las playas de Punta del Este ó Brasil.

GINA LOLLOBRIGIDA, NARCISO IBAÑEZ MENTA Y LAS COINCIDENCIAS DEL DESTINO

Con estas dos figuras de fama internacional  tengo dos lindas historias para contar. En el primero de los casos, la protagonista del relato es la estrella italiana Gina Lollobrígida, protagonista de películas como “Pan, amor y fantasía” y “Salomón y la reina de Saba”. Gina vino invitada al Festival de Cine de Mar del Plata de 1954, donde fue recibida y agasajada por el entonces presidente Juan Domingo Perón. Pero además de ella vinieron otras importantes figuras con Errol Flynn, Alberto Sordi, Mary Pickford, Joan Fontaine y Jeanne Moreau, entre muchos otros. Para custodiar y resguardar a las estrellas del asedio del público, la policía marplatense recibió refuerzos de efectivos de distintos pueblos de la provincia de Buenos Aires. Entre ellos cinco vigilantes de San Antonio de Areco entre los que figuraba mi padre. Durante uno de los ingresos a las proyecciones mi papá estuvo codo a codo con otros efectivos en el momento que ingresaba Gina Lollobrígida y salió fotografiado en la revista Radiolandia junto a ella. Treinta y siete años después (en 1991) yo fui el último sub-director de esa revista. Y en 1996, cuando el Festival volvió a realizarse después de varios años de no organizarse, fui como enviado especial para el diario Crónica. Gina Lollobrígida fue nuevamente invitada y esta vez fue el presidente Menem, quien la recibió. Yo la entrevisté y desde entonces mi madre guardó como un tesoro, la vieja revista Radiolandia y el recorte del diario (la foto, lamentablemente,  quedó en el Archivo). Una rara y pintoresca coincidencia a través del tiempo.

MIS CUADROS CON OLEOS Y ACRÍLICOS. UN HOBBY DE AÑOS.

Me han presentado en muchas conferencias y programas de televisión como Periodista, escritor y artista plástico. En realidad soy un pintor autodidacta y nunca estudié dibujo y pintura pero he logrado cierta notoriedad con mis cuadros. He vendido muchos de ellos, tengo dos en sendos museos y en varias ocasiones participé de muestras colectivas y particulares.

MIS CUATRO LIBROS Y SUS INOLVIDABLES PRESENTACIONES

ENTRE BAMBALINAS por Eduardo Marrazzi En 1992 me atreví a escribir mi primer libro. Se titulaba “Encuentros”, me lo publicó la Editorial Errepar, lo redacté con una máquina Olivetti y mi colega Víctor Sueiro me hizo un prólogo maravilloso. Para…

DIAS DE RADIO (Segunda parte). DIECISIETE AÑOS HACIENDO MI PROGRAMA DE CULTURA Y ESPECTACULOS.

En el capítulo anterior conté cuáles fueron algunos de los programas en los que participé como columnista de Espectáculos, y ya les contaré de otros que aún no mencioné. Pero antes quisiera referirme a mi propio ciclo de Cultura y Espectáculos titulado “Entre Bambalinas”, que realicé durante 17 años en distintas emisoras, siempre con artistas y músicos de primera línea invitados en vivo.

DIAS DE RADIO (Primera Parte): Con VELAZCO FERRERO, JUAN CARLOS MARECO, LUIS VENTURA, JUAN A. MATEYKO Y OTROS.

Si bien comencé mi carrera en la gráfica, (en 1977), escribiendo en la redacción de un diario, al poco tiempo (en 1978), comencé a comentar Espectáculos en distintos programas de radio. Tuve la suerte de trabajar en programas muy diversos y con animadores muy conocidos en la mayoría de los casos.

JULIO BOCCA, ELEONORA CASSANO, ESTELA ERMAN Y MAYA PLISESTKAYA, MIS ENCUENTROS CON EL BALLET.

En 1985, alguien llegó con una gacetilla a la redacción del diario La Razón, en la que se anunciaba que un joven bailarín argentino de 18 años se iba a presentar en el Concurso Internacional de la Danza de Moscú. Uno de mis jefes me dijo que recibiera a esa persona y que hiciera un recuadro de 20 líneas sobre el tema, un poco por compromiso. El muchachito de 18 años que mencionaba la gacetilla era nada menos que Julio Bocca y volvió de Rusia con la Medalla de Oro, por lo cual, aquel recuadrito de 20 líneas se transformó en una nota de media página con fotos. Así conocí a este enorme baluarte de la danza que nos representó en todos los escenarios del mundo. Aquella medalla provocó que el gran Mijail Barishnikov (a quien alguna vez conocí personalmente), lo incluyera al año siguiente como Primer Bailarín del American Ballet Theatre, iniciando de esa manera una carrera que llegó a lo más alto de la danza internacional, integrando los más grandes grupos del mundo. En 1992 realizó una gira internacional ya acompañado por Eleonora Cassano junto al Ballet Internacional del Teatro San Martín.

PINKY Y MARTA GONZALEZ, DOS AMIGAS DEL ALMA.

La primera vez que estuve con Lidia Satragno (Pinky) yo era estudiante de Periodismo y había ido a Ezeiza a despedir a un familiar. Ella había acompañado a su hermana Raquel que también viajaba y en el hall del Aeropuerto tuvimos nuestra primera charla. Con el tiempo y ya trabajando como Periodista compartimos incontables momentos, entrevistas y viajes. Fue y es una de las mujeres símbolos del Espectáculo nacional.

MOMENTOS COMPARTIDOS: CON SILVIA SÜLLER, SILVIA MONTANARI, CRISTINA ALBERÓ Y ALICIA BRUZZO.

Con muchas figuras compartí viajes, hoteles, festivales y aviones. En este caso voy a comenzar contando una anécdota de 1978, cuando me mandaron a cubrir para el diario LA RAZON, la elección de “La Reina del Cine Nacional”, en los Estudios San Miguel, donde se filmaron muchísimas películas. Esa noche me tocó formar parte del jurado y entrevistar a una jovencita desconocida, de 19 años, que fue elegida reina.

SANDRO DE AMERICA: IDOLO EN MI ADOLESCENCIA Y AMIGO POR MI PROFESION.

Cuando a mis 17 años -en mi querido San Antonio de Areco- me dejaba las patillas, me peinaba como él, trataba de vestirme como él y me pasaba el día escuchando sus temas, jamás soñé con que un día llegaría a ser amigo de Sandro. Todo gracias a esta bendita profesión que es el Periodismo.