Buena Estrella

Centro Cultural Web

Destacados

TARASCA. CULTURA Y ESTADO

Por Carlos Taphanel

Las contradicciones son parte de lo cultural y sus expresiones artísticas. El rol del Estado es una de los bemoles, ( hoy estamos musicales), que nos deben interpelar. Un Estado interventor,direccionador o articulador. ¿Cuál es ,en este momento histórico, su lugar?


Es un tiempo raro de no presencia,donde lo colectivo y la falta de contacto físico no solo es complicado sino carente por momentos de emoción.
Las producciones artísticas se tornan tediosas, aburridas sin más que herramientas virtuales que vamos conociendo y aprendiendo a usarlas mientras creamos en un terreno desconocido.

Tarasca. Cultura y Estado


La falta de dinero en los centros generadores, la imposibilidad de capitalizarse frente a los nuevos desafíos es moneda corriente de los Centros Culturales .


Frente al abandono total ,cuando no la búsqueda de su desaparición, en las políticas del neoliberalismo (Macri,Vidal y su cría ). Nos encuentra una pandemia y un Estado quebrado que intenta darle oxígeno a estos espacios desde diferentes prigramas. Es es suficiente, no.

También te puede interesar: https://buenaestrella.com.ar/la-cocina-de-mi-vieja-lugar-cultural/


Es eficiente ,tampoco. El control de subsidios, créditos y otras yerbas. Desde los Estados de cercanía ( municipios), como articuladores depende, aunque tengan el mismo signo político, de su mirada sobre cual es su rol y a su necesidad de hegemonizar en términos de su construcción política en particular.


Hoy los dineros de Nación y provincia para los centros culturales están en manos de los intendentes, y que quieren ellos para su distrito, para hacer crecer o coartar a quienes no sigan sus reglas.


¿Está bien?, la respuestas está en los resultados. Tomemos como ejemplo la región costera de conurbano sur con tres Distrtos: Avellaneda,Berazategui y Quilmes, y veremos como juega el reparto de la guita (tarasca, biyuya, guille,moneda ,etc), y su incidencia en su construcción de hegemonía política en lo territorial.


Berazategui sin lugar a dudas tiene una política cultural desde hace décadas que lo hace un polo importante de producción con espacios culturales,talleres,ferias del libro ,artesanales y hasta una editorial propia.

El Estado es el generador de la cultura, y dirige su sentido, los espacios independientes no juegan ese partido, por lo tanto el Estado municipal ejecuta con el dinero, venido desde los Estados provincial y nacional,el fortalecimiento de su propio proyecto. El estado define los perfiles.

Avellaneda tiene un perfil más aperturista donde el Estado profundiza su propios espacios Teatro Roma , Escuela municipal de de Circo, de Cine como lo macro y articula ( es socio político, entendida la política como dinamizadora de los proyectos independientes) , dando oxigeno económico, a lo que entiende potable.Un estado articulador y con creatividad para congeniar con entidades bancarias ,por ejemplo.

Quilmes, tal vez por su propia dinámica política, cada administración viene con un libro nuevo sobre las políticas culturales, y eso dificulta su continuidad en el tiempo, lo que no maneja lo rompe, da oxígeno a los propios, juega en las discusiones asambleareas de los centros culturales, muy de izquierdas tradicionales, y allí lo que no maneja lo rompe pero tampoco tiene la claridad del » hacia donde».


La territorialidad política juega un rol determinante a la hora del reparto de dinero.


Además de tener una Escuela de Municipal de Bellas Artes, un teatro municipal, sus centros culturales y barriales son potenciados sin criterios de objetivos claros.


El estado ,y su herramienta política, busca hegemonizar. Acción que no se impone sino que se construye. ¿Cuál es la solución ? ¿cuál es el Estado que mejor ejecuta.


No lo sé. Será que sea capaz de construir políticas culturales y espacios que articulen con el estado más allá de las urgencias.


Lo cierto en que en el medio hay artistas que deben seguir produciendo, comiendo y mantener vivo ese fuego que significa revitalizarnos y crecer en la cultura nacida de los barrios. Sin urgencias mezquinas. Con repuestas que no tengan que ver con no con un estsdo rector y controlador desde lo económico según los criterios del mercado de la necesidad electoral


Un estado que haga propio la cultura y la promueva más allá que ésta lo que interpele. Hay que bancar a la cultura aunque sea políticamente incorrecta.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.